EL género novelesco es, sin duda, cómico. No digamos que humorístico, porque bajo el manto del humorismo se esconden muchas vanidades. Por lo pronto, se trata simplemente de aprovechar la significación poética que hay en la caída violenta del cuerpo trágico, vencido por la fuerza de inercia, por la realidad. Cuando se ha insistido sobre el realismo de la novela, debiera haberse notado que en dicho realismo algo más que realidad se encerraba, algo que permitía a esta alcanzar un vigor de poetización que le es tan ajeno. Entonces se hubiera patentizado que no está en la realidad yacente lo poético del realismo, sino en la fuerza atractiva que ejerce sobre los aerolitos ideales.

La línea superior de la novela es una tragedia; de allí se descuelga la musa siguiendo a lo trágico en su caída. La línea trágica es inevitable, tiene que formar parte de la novela, siquiera sea como el perfil sutilísimo que la limita. Por esto, yo creo que conviene atenerse al nombre buscado por Fernando de Rojas para su «Celestina»: tragicomedia. La novela es tragicomedia. Acaso en la Celestina hace crisis la evolución de este género, conquistando una madurez que permite en el «Quijote» la plena expansión.

Claro está que la línea trágica puede engrosar sobremanera y hasta ocupar en el volumen novelesco tanto espacio y valor como la materia cómica. Caben aquí todos los grados y oscilaciones.

En la novela como síntesis de tragedia y comedia se ha realizado el extraño deseo que, sin comentario alguno, deja escapar una vez Platón. Es allá en el Banquete, de madrugada. Los comensales rendidos por el jugo dionisiaco, yacen dormitando en confuso desorden. Aristodemos despierta vagamente, «cuando ya cantan los gallos»; le parece ver que sólo Sócrates, Agatón y Aristófanes siguen vigilantes. Cree oir que están trabados en un difícil diálogo, donde Sócrates sostiene frente a Agatón, el joven autor de tragedias, y Aristófanes, el cómico, que no dos hombres distintos, sino uno mismo debía ser el poeta de la tragedia y el de la comedia.

Esto no ha recibido explicación satisfactoria, mas siempre al leerlo he sospechado que Platón, alma llena de gérmenes, ponía aquí la simiente de la novela.

Meditaciones del Quijote“, José Ortega y Gasset.

Você gostou do que leu?
Regale Yuri Vieira com criptomoedas

Doe bitcoins para Yuri Vieira

Escaneie para enviar bitcoins ao Yuri Vieira
Escaneie o código QR ou copie o endereço abaixo em sua carteira para enviar alguns satoshis:

Donate Bitcoin Cash to Yuri Vieira

Scan to Donate Bitcoin Cash to Yuri Vieira
Scan the QR code or copy the address below into your wallet to send bitcoin:

Donate Ethereum to Yuri Vieira

Scan to Donate Ethereum to Yuri Vieira
Scan the QR code or copy the address below into your wallet to send some Ether:

Doe Litecoin para Yuri Vieira

Escaneie para doar Litecoin para Yuri Vieira
Escaneie o código QR ou copie o endereço abaixo na sua carteira para enviar litecoins:

Donate Monero to Yuri Vieira

Scan to Donate Monero to Yuri Vieira
Scan the QR code or copy the address below into your wallet to send some Monero:

Doe ZCash para Yuri Vieira

Escaneie para enviar ZCash ao Yuri Vieira
Escaneie o código QR ou copie o endereço abaixo em sua carteira para enviar ZCash: